0

Bajar de peso corriendo

El correr es una buena opción para mejorar la condición física, la salud y el buen humor. Además el bajar de peso corriendo es una de las opciones más populares. Según la revista de ‘Buena Salud’ se menciona que se debe de correr 45 minutos al día para que se pueda eliminar las grasas acumuladas del cuerpo, teniendo una frecuencia cardiaca de 120/160 pulsaciones por minuto.

Por lo tanto, para aquellas personas que quieren entrar al mundo del running deberán de tener saber ciertos aspectos que favorecerán a la pérdida de peso.

Variar el entrenamiento

Se debe de tener en cuenta que parar quemar grasa al máximo corriendo será importante que el cuerpo no se acostumbre al mismo entrenamiento, es decir que se deberá de variar las distancias, recorrido y ritmo. Cuando se esté corriendo alrededor de un mes se puede jugar con los ritmos, alternar los rodajes lentos y largos por otros vivos y cortos para que se quemen muchas más calorías de lo habitual. Por lo tanto se como máximo se debería de entrenar corriendo tres días a la semana ya que lo único que provocará será cansancio prematuro y hasta lesiones.

Alimentación

Junto con el entrenamiento de correr se debe de tener una alimentación equilibrada que ayudará a la pérdida de peso más rápida, donde los minerales y carbohidratos sean esenciales para que la energía perdida durante el entrenamiento se recupere fácilmente. Asimismo se debe de bebe 2 litros de agua diaria porque el correr genera deshidratación por la pérdida de líquidos.

Descanso

Como se ha mencionado los ritmos deben de varias, eso influye también en el descanso porque durante el ritmo suave se trotará manteniendo un ritmo natural y cómodo. Además, no se debe de correr todos los días, el descanso es vital. Ante ello el entrenamiento se puede alternar en realiza ejercicios de fuerza en la casa o en el gimnasio.

Ejemplo de entrenamiento

  1. Calentar durante 10 minutos
  2. Empieza el entrenamiento con 25 minutos de cambios de ritmo, como un minuto fuerte y otro suave.
  3. Finalizar con 10 minutos de ritmo suave para que desacelere el ritmo sin demasiado agotamiento.

Otras opciones para los cambios de ritmo es que se puede alternar tres minutos de ritmo fuerte y un minuto suave, o 7 minutos de rapidez y dos de suave; recuerda que no se trata de series que es a tope y luego parar sino que dar el máximo y después trotar sin detenerse.

Guru del peso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *